12grados

Sin cookies. Sin anuncios. Sin coste.

sábado, 12 de noviembre de 2022

Cinco Misiones Científicas con objetivo cambiar el mundo

Alimentar a las vacas con magaya para reducir el efecto invernadero o conseguir comunicarse con aquellos que no pueden hacerlo, ese es el poder de los proyectos de I+D financiados por el Gobierno de Asturias con una inversión de 1,6 millones de euros.

Las siglas I+D a alguno todavía le sonarán a proyectos complejos e imposibles de comprender y, en parte, estarán en los cierto. Los prolegómenos de los muchos proyectos de I+D, Investigación + Desarrollo, que se llevan a cabo en nuestra región a veces son difíciles de entender para los que no son expertos en la materia, pero sus efectos puede apreciarlos cualquiera. El Gobierno de Asturias y varias empresas tecnológicas de la región están decididas a utilizar la ciencia para cambiar la vida de los ciudadanos y para ello ha diseñado el programa 'Misiones Científicas'. Con una inversión de 1,6 millones de euros han creado cinco consorcios, agrupaciones de entidades públicas y empresas, que durante el periodo de dos años realizarán proyectos relacionados con la sostenibilidad, el envejecimiento activo o la reducción de emisiones nocivas.

Símbolo de las 'Misiones Científicas' entregado como homenaje a los ciudadanos que colaboran con los proyectos

El programa se lanzó por primera vez en el año 2021 con un presupuesto de 800.000 euros para seis proyectos. De aquella convocatorio nacieron inventos como un corse médico para personas que sufren escoliosis idiatópica realizado con impresión 3D. Este ingenio hecho a medida y que se puede imprimir en un solo día ha cambiado la vida de decenas de niñas de entre 12 y 13 años, pues son ellas quienes más padecen esta condición. El corsé se ajusta perfectamente a su cuerpo, es más cómodo que otras prótesis correctoras y también es más discreta, polo que pueden llevarlo con naturalidad. Los resultados positivos de las misiones animaron a la convocatoria de un nuevo programa que ha duplicado su presupuesto y su tiempo de acción.

El pasado martes 11 de septiembre el teatro de La Laboral acogió la presentación de las cinco misiones de esta nueva edición. Además de los técnicos que explicaron brevemente en qué consiste casa proyecto el acto contó con las voces de los beneficiarios que relataron de primera mano cómo cada proyecto está cambiando sus vidas. Esa es la misión de todas las misiones, poner la ciencia al servicio de los ciudadanos.

Borja Sánchez, consejero de Sanidad, y David González, director de desarrollo en Idonial y presentador de la gala de 'Misiones Científicas'.

Proyecto ‘Te Cuidas’: ¿Cómo saber qué le duele a quién no puede contarlo?

María José es la madre de una niña con autismo no verbal. “No se comunica y nos cuesta mucho saber lo que le duele o lo que les está pasando cuando va al médico”, relata. Su experiencia la comparten también muchas otras madres y padres de niños con trastornos del espectro autista (TEA) que tienen dificultades para comunicarse y expresar lo que sienten. En general, la relación de las personas con esta condición con las consultas médicas es muy compleja. Muchas se sienten desorientadas y sufren estrés cuando están en un sitio o una situación que desconocen, les cuesta comprender el concepto de “espera” y se sienten violentadas con el contacto. Cuando esto ocurre recuerdan la experiencia de la consulta como traumática y como resultado terminan evitando las consultas siempre que pueden.

El programa piloto ‘Te Cuidas’, que congrega a 12 socios liderados por la empresa Alisys, pretende abordar el acercamiento de la sanidad primaria a las necesidades de las personas TEA. El objetivo del proyecto es detectar qué tecnologías, técnicas y terapias pueden mejorar la atención de estos pacientes. Para ello se realizarán diversas actividades como el empleo de tecnologías como la realidad virtual que ayuden a los pacientes con dificultades comunicativas a expresar lo que sienten o el uso de perros guía que ayudan a reducir el estrés de las personas a las que acompañan. Además, hay intervenciones sencillas que pueden tener grandes efectos, como acompañar a los pacientes TEA a la consulta médica cuando no necesiten ir para que ya estén familiarizadas con la situación y cuando necesiten acudir ya no sea un entorno desconocido.

Agroalimentación Cero Emisiones: ¿Cómo reducir los efectos nocivos de la agricultura y la gandería?

La ganadería de carne es responsable por el 14,5% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, tanto como todo el transporte mundial, y el más contaminante de todos es el ganado vacuno. Incluso la ganadería extensiva y el consumo de proximidad provocan muchas emisiones de metano que los rumiantes producen en sus procesos biológicos. En la granja modelo del proyecto ‘Agroalimentación Cero Emisiones’ van a cambiar la alimentación tradicional de las vacas por la magaya de la sidra para reducir la emisión de metano que producen las reses y fomentar un sistema de economía circular que aprovecha los desechos de otra actividad.

Además de la granja, también desarrollarán proyectos piloto en un llagar modelo para diseñar una manera eficaz de reciclar los corchos y estabilizar la magaya para usos como el anterior y en un bosque modelo, donde van a comparar qué sucede en una parcela en la que se aplican técnicas de recuperación del suelo y economía circular frente a otras en las que no se haga nada.

MovAstur: ¿Cómo envejecemos?

El tiempo pasa para todos, pero no pasa de la misma manera. El envejecimiento provoca un deterioro paulatino de nuestro cuerpo y hay factores cómo la alimentación, el ejercicio físico y el mental, las enfermedades, el sol que tomamos, la calidad del aire que respiramos… que provocan que el desarrollo, y deterioro, de cada persona sea distinto. Según los expertos podemos distinguir entre la edad que pone el DNI y la edad biológica, aquella que revela el envejecimiento real del cuerpo. Una dieta saludable y ejercicio físico son buenas indicaciones para un envejecimiento activo. Hay cuestiones que ya se conocen desde hace décadas como que la frecuencia cardiaca en reposo de un atleta es más baja que la de una persona sedentaria, pero aún quedan muchas dudas por resolver.

El proyecto MovAstur, liderado por Human Analytics, se ha marcado como objetivo conocer cómo envejecemos en función de nuestros hábitos de alimentación y ejercicio físico para después prevenir el deterioro del cuerpo. Cada persona tiene una distribución genética que condiciona la manera en la que vamos a envejecer, pero la ciencia ya ha probado que “el estilo de vida puede modificar nuestra expresión genética”, apuntó el técnico Benjamín Fernández envuelto en el proyecto. Esta misión científica estudia qué factores y de qué manera pueden alterar esa “predisposición genética”. Para hacerlo van a realizar mediciones muy precisas que usan tecnologías como una balanza especial para el estudio de la dieta, la oxidación de las células y un método que permite conocer “la edad del ADN”. Este conocimiento permitirá actuar sobre los problemas antes de que lleguen a serlo.

Comensal: ¿Cómo lograr la sostenibilidad alimentaria en Asturias?

“¿Está la sociedad asturiana preparada para la sostenibilidad alimentaria? ¿Se usan eficientemente los recursos naturales desde la tierra o el mar hasta el plato? ¿Se ofrecen dietas nutritivas y saludables y con bajo impacto ambiental? ¿Se preserva la cultura gastronómica asturiana?”, a estas preguntas formuladas por Cecilia Díaz, investigadora de UniOvi, durante la presentación tratará de responder el proyecto piloto COMENSAL. El objetivo último de esta misión es elaborar una guía para todos los agentes implicados en el sector agroalimenticio (de la tierra al plato) que establezacan las pautas para desarrollar productos sostenibles y saludables. Para ello realizarán un diagnóstico a todos los niveles, social, ambiental, económico, cultural y legislativo desde la industria hasta la gestión de residuos pasando por la restauración, los supermercados e incluso los hogares.

Escuadras: ¿Cómo alcanzar la economía circular en materiales?

“Existen multitud de inventos para la sociedad civil que se originaron como desarrollos de Defensa”, apuntó el consejero de Ciencia, Borja Sánchez. El internet, el microondas que nació de los radares para submarinos o las gafas de sol fueron inventos que comenzaron como proyectos para la innovación en los ejércitos. Este año la delegación asturiana de Defensa trabaja estrechamente con otras empresas y entidades para desarrollar la última de estas ‘Misiones Científicas’ y quizás, las innovaciones traigan beneficios para la sociedad más allá del ejército.

El proyecto ‘Escuadras’ quiere estudiar el uso de tecnologías digitales, procesos de fabricación y materiales avanzados para lograr la economía circular en la industria dedicada a desarrollar productos para el sector defensa. Entre las actividades que van a realizar se encuentra el desarrollo de vehículos autónomos eléctricos más eficientes y para construirlos utilizar materiales que puedan reutilizarse o reciclarse de manera total.

Dentro de dos años estas cinco misiones podrán presentar a la sociedad el resultado de sus proyectos piloto. Los errores y aciertos serán estudiados para comprobar qué avances pueden empezar a aplicarse y qué nuevos pasos o investigaciones debemos seguir para lograr un mundo más sostenible e inclusivo.