12grados

Sin cookies. Sin anuncios. Sin coste.

viernes, 25 de noviembre de 2022

La nueva generación del cine se prepara en Xixón

La iniciativa FICX PRO da la posibilidad a nuevos cineastas de aprender de la mano de profesionales de la industria y financiar sus primeros proyectos.

Cuando se apagan los proyectores la actividad del Festival de Cine Internacional de Xixón no se para. Desde 2017, paralelamente al festival se celebra el FICXPro, unas jornadas para profesionales del mundo audiovisual con objetivo de abrir las puertas de la industria cinematográfica a los nuevos creadores. Charlas, conferencias y talleres integran las actividades formativas del programa que se combinan con el Semilleru LAB, un laboratorio de proyectos en desarrollo y postproducción que busca una mirada personal de estos nuevos autores. Los participantes premiados en este semillero audiovisual reciben una dotación económica para llevar a cabo sus proyectos y seguir avanzando en su formación.

En el conjunto de mesas de expertos, se trataron temas tan variados como la forma de afrontar la salida al mercado, los géneros que triunfan más ahora mismo en Europa con el boom de las series de ficción o la crisis que atraviesan formatos como el largometraje. También se habló de la importancia de las creaciones audiovisuales a la hora de fomentar la diversidad cultural, estética y de género, pues no dejan de ser herramientas educativas. Otro de los protagonistas de este FICXPro fue el medioambiente, con una un taller dedicado a dar las pautas para hacer proyectos cinematográficos sostenibles. Además, los jóvenes cineastas pudieron descubrir cómo elegir las mejores localizaciones con un tour a lugares singulares y desconocidos de la ciudad de Xixón.

Graciela Mier junto a Sergio Valbuena, en uno de las conferencias de FICXPRO

Los cortometrajes, especialmente porque requieren menos presupuesto, suelen ser la ventana con la que los nuevos cineastas se abren al mundo. Así lo muestran secciones del festival de cine como 'Asturies Curtiumetraxes', donde se estrenaron muchos nombres de directores y directoras asturianes que en el futuro llenarán las salas. Pero, tal y como insistieron los conferenciantes de la charla del FICXPro dedicada a la divulgación del cortometraje, este formato es "tan cine, como cualquier largo". Entre los nombres que se juntaron en el Paraninfo de La Laboral para discutir planes de divulgación y preservación de la cultura del corto se encontraban la cineasta y programadora Lur Olaizola, cuyos cortometrajes fueron homenajeados en este FICX60, el director del Festival del Corto de Xixón, Sergio Valbuena, o la presidenta de la academia de Cine Asturiano, Graciela Mier. Esta última resaltó la importancia de llegar a todo tipo de público, más aún en la era de los móviles y de las redes sociales. Estos portales, que encajan perfectamente con el formato corto del cine, no solo pueden ser un trampolín para que las próximas generaciones quieran dedicarse al cine, sino también para acercarse a un público joven que no está acostumbrado a consumir cortometrajes.

Semilleru Lab: Proyectos y premios

Más allá del aprendizaje de esta semana, donde realmente se construyen nuevos profesionales del cine es en el Semilleru Lab, que este año celebró su sexta edición. En este programa todos los participantes ganan visibilidad y quienes se llevan los premios obtienen también un premio en forma de financiación para realizar sus proyectos audiovisuales. En este certamen hubo dos categorías de premios. En la primera compitieron proyectos en fase de desarrollo, ideas aún por llevar a cabo. La segunda categoría, se destinó a los trabajos que ya han sido rodados, pero se encuentran en fase de postproducción, una de las etapas más caras de un proyecto cinematográfico.

El director del FICX, Alejandro Díaz Castaño, en la gala de premios

En la primera sección, 3 de los 4 proyectos participantes fueron premiados con distintos galardones. Por un lado, el premio Semilleru Lab Asturias Paraíso Natural Film Comission para el desarrollo del proyecto con un importe bruto de 2.000 euros recayó en la película 'Los andares', de las directoras Isa Luengo y Sofía Esteve. El galardón Filmin para la difusión de un proyecto fue para 'Tres canciones', de Adriá Guxens. Por último, el trabajo de la directora Carmen Menéndez y la productora Anna Giralt, 'Guía para la confección sin patrón', se hizo con el premio Residencia FICXLAB, que les permitirá durante 4 semanas entre febrero y marzo de 2023 el acceso al centro de producción de LABoral y todos sus recursos disponibles. El cuarto proyecto se trataba de 'Insectos', un trabajo de Fon Cortizo y Beli Martínez.

Isa Luengo y Sofía Esteve

Adriá Guxens

Carmen Menéndez

La segunda sección, la de los trabajos en postproducción, contaba con 5 candidatos. El premio Semilleru Lab con una dotación de 3.000 euros brutos para su proyecto fue a parar a 'Yo tenía una vida', del director Octavio Guerra y la productora Elisa Torres, que también se hicieron con el premio DCP Deluxe. Otro trabajo premiado y, por partida doble, fue 'Los restos del pasar', de los directores Luis Muñoz y Alfredo Picazo, con Daniel Peña a la producción. Se hicieron con el premio OpenECAM, que les permite disponer de todos los medios disponibles de ECAM durante 18 meses y el premio MECAS del Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria para la difusión del proyecto. Los tres trabajos restantes que también participaron fueron 'Fósiles del Mar Blanco' de Lina Gorbaneva (dirección) y Santiago Fillol (producción), 'Negu Hurbilak' creado por Ekain Albite, Adrià Roca, Nicolau Mallofré y Mikel Ibarguren (dirección) y Carlota Darnell y Mikel Mas (producción), y, finalmente, 'Quién vio los templos caer' de Lucía Alonso (dirección) y Guillem Mula Blanch (producción).

Octavio Guerra y Elisa Torres

Luis Muñoz

El director del FICX, Alejandro Díaz Castaño, valoró positivamente la existencia del 'Semilleru Lab', un programa financiado con dinero del ministerio de Cultura que en 2022 contó con una dotación de 57.800 euros y en el 2023 dispondrá de 61.200. Esta incubadora de proyectos no es única en España, la mayoría de los festivales del Estado cuentan también con proyectos similares. Pero Castaño puede sacar pecho porque este semillero xixonés, tal y como anunció la representante de Cultura que participó en la gala de clausura del FICX60, es uno de los mejor puntuados a nivel nacional. A lo largo del año el festival de Xixón también ha desplegado otros dos huertos audiovisuales, el 'Semilleru Kids', dirigido a creadores de proyectos de tono infantil y juvenil y el 'Semilleru Campus', que finalizó el viernes 18 de noviembre y se trata de un programa educativo práctico-teórico para aspirantes de cineastas. El FICX no solo apoya a la generación de profesionales audiovisuales que existe ahora, sino que ya está allanando el camino para las nuevas generaciones sembrando un pasto donde puedan brotar proyectos de futuro.

El FICX en profundidad