12grados

Sin cookies. Sin anuncios. Sin coste.

viernes, 18 de noviembre de 2022

Los rostros del exilio republicano que se escondieron durante ocho décadas en una maleta

La exposición fotográfica ‘Caminos del exilio’ de Philippe Gaussot muestra una de las escasas obras gráficas sobre los refugiados españoles y podrá visitarse en el CMI Pumarín Gijón-Sur hasta el 8 de enero.

Un tesoro inesperado aprece dentro de una maleta llena de negativos. El francés Philippe Gaussot (1911-1977) era el dueño de esa maleta olvidada en un desván que su hijo Jean-Philippe descubrió ochenta años después de que las fotografías fueran tomadas. Jean-Philippe que navegaba entre los recuerdos de su recién fallecido padre no esperaba encontrar un testimonio fundametal sobre el exilio de los republicanos españoles. Nadie de la familia de Gaussot conocía su labor durante el desenlace de la Guerra Civil española en la que ayudó a cientos de republicanos en su éxodo. Estas imágenes se convierten, casi un siglo después del triunfo del bando sublevado, en una de las únicas piezas gráficas de la historia del exilio.

Un 17 de julio de 1936 estallaba la Guerra Civil Española. Desde Francia se crearon diversas iniciativas de ayuda humanitaria. Desde la Iglesia católica se creó el Comité Nacional Católico de Ayuda a la Infancia Vasca, que desperto la preocupación y la caridad por los franceses que abrieron sus casas a niños españoles para que escaparan de las bombas y las balas. En 1937 Gaussot se une a este grupo para ayudar a los niños vascos y posteriormente a los catalanes que empezaban su éxodo tras la batalla del Ebro. Durante esos años Gaussot cruzó en numerosas ocasiones la frontera española para abastecer a los refugiados republicanos con comida y mantas hasta que fue ocupada totalmente por el bando sublevado. Una vez finalizada la guerra y con la victoria de Franco, el fotógrafo junto con el Comité abasteció los campos de concentración de Argelès-sur-Mer y Saint-Cyprien a parte de trabajar en las distintas colonias como la de Caudaujac y Les Pastourelles en las que acogían a mujeres y niños.

Toda esta historia y pruebas gráficas se recogen en la exposición ‘Caminos del exilio. Fotografías de Philippe Gaussot’ co-organizada por la Asociación 24-Août-1944 que tiene como objetivo promover y cultivar la memoria histórica de los antifascistas exiliados de la revolución y la guerra de 1939. “Nuestra asociación nació para explicar y ser testimonios de la historia republicana española y de los exiliados" apunta Begoña Maceiras, miembro de la asociación 24-Août-1944 para denunciar el desconocimiento de una parte de la historia de España durante y tras la Guerra Civil. “Son mujeres y hombres que huyen de su país por defender un gobierno legítimo” exclama Maceiras. Reconoce que los españoles pensaban que tendrían un mejor recibimiento por parte de los cercanos franceses que sin embargo “los recibieron como forajidos o criminales”. Cuando llegaron a la frontera los soldados les incautaron todas sus pertenencias y fueron metidos en playas rodeadas con alambre de espino.

La exposición recorre una serie de fotos del autor junto al Comité Nacional Católico entre 1936 y 1940, años en los que se acogieron a numerosos niños vascos y catalanes. Los protagonistas de las instantáneas son niños y niñas que en su mayoría se refugiaron en la colonia de Caudaujac donde convivían entre 200 y 300 jóvenes. En estas fotografías se pueden ver a niños y jóvenes intentando evadirse de su situación como exiliados: toman clases de matemáticas, juegan en el parque o trabajan el campo. La otra serie de fotos recogen 'la retirada y los campos' en 1939 momento en el que se produce el éxodo total tras la caída de Barcelona y la posterior llegada a los campos de concentración de Argelès-sur-Mer y Saint-Cyprien. Imágenes que no dejan indiferente a nadie, en ellas se sigue el proceso de cómo los republicanos llegaron a tierras francesas teniendo que atravesar los pirineos en pleno mes de febrero con lo puesto. Pensaban que llegarían a un país que les ayudaría a luchar contra el fascismo y se encontraron con campos de concentración donde fueron reclutados.

‘Caminos del exilio’ es una actividad paralela a las II Jornadas de Educación e Historia con Memoria que se iniciarán el próximo 28 de noviembre en la Escuela de Comercio. Este programa está organizado por la Fundación Municipal de Cultura, Educación y la Universidad Popular y tiene como principal objetivo promover la cultura democrática y los valores de libertad e igualdad. Para ello ofrece recursos educativos sobre la historia contemporánea y la memoria democrática abarcando los periodos desde la II República hasta la Transición. En este caso la exposición se enmarca en el periodo de la guerra civil y la posterior oleada del exilio obligado por la Dictadura franquista. Para Salomé Díaz Toral, concejala de Participación Ciudadana y Memoria Democrática es muy importante la labor de las personas que guardaron documentos para poder preservar hoy la memoria histórica y que no caiga en el olvido como la maleta de Gaussot que estuvo tantos años guardada. “Aquellas personas que en su día lo guardaron o lo escondieron para poder preservarlo y mostrar que aquello que nos contaban había ocurrido, sacar la verdad y así tapar la boca al negacionismo que cada vez aflora más” expresa Díaz.